cie certificado instalacion electrica planos fotograficos

Crimpadora Rj45 Y Rj11

Luis Carrero Blanco nació en Santoña en 1904, no en 1903 como consta en algunas publicaciones, el motivo de esta errata no es otro que una modificación efectuada por su padre, quien puso un tres donde había un cuatro en la partida de nacimiento, para que el joven aspirante a marino pudiera ingresar en 1918, como lo hizo, en la Escuela Naval de San Fernando, pues lo consideraba ya capacitado para ello. Cerca de las 19,00 horas volvieron al domicilio los mismos aprehensores, esta vez acompañados de siete civiles, identificándose verbalmente como agentes de la CNI, todos los cuales realizaron un completo allanamiento de la morada. El intestino delgado correspondiente a esta zona del mesenterio (yeyuno) tiene un color violáceo oscuro en un trayecto de 50 centímetros».

El viernes 19 de octubre el abogado Fernando Peñafiel comunicó a la familia que Mario Fernández había fallecido la noche del día 18, después de haber sido llevado de urgencia desde el recinto de detención de la CNI al Hospital de La Serena. El 29 de octubre es remitido a la Corte de Apelaciones de La Serena el certificado de defunción (número 19123) de la víctima, en el que se señala que la muerte fue ocasionada por anemia exanguinizante, rotura de vísceras abdominales y traumatismo externo.

El 24 de octubre, William Gilberto Fernández interpone una querella criminal por el delito de homicidio calificado en contra de todos aquellos que resulten responsables ante el Tercer juzgado del Crimen de La Serena. Sólo el padre podía hablar con él. Así se supo que la presunta llamada telefónica había sido sólo un subterfugio del detenido para ser llevado a su hogar. Permaneció en cama la noche del sábado; al día siguiente compartió las horas de comida con su familia, pero se mantuvo sin hablar. El lunes 5 de mayo, al salir su padre del baño, oyó unos estertores en la pieza ocupada por su hijo.

Irrumpió en ella, apartó al centinela y tomó la cabeza de su hijo entre sus manos, mientras éste vomitaba sangre. Fue arrestado el día 20 de octubre de 1975 en su domicilio, entre las 12,00 y las 12,30, por cinco personas que se identificaron verbalmente como pertenecientes al Servicio de Inteligencia Militar (entre ellos una mujer), todos los cuales habían llegado a la casa de Ossa una hora antes. El arresto se efectuó al momento de llegar Ossa a su casa y en presencia de sus padres.

En mayo de 1975, el Ministerio del Interior reconoció que en Chile había 41.359 personas detenidas por estado de sitio.

Al día siguiente del arresto un familiar de Ossa conversó con uno de los efectivos que practicó el arresto, quien se identificó como miembro de la DINA. El 1 de diciembre se les dijo en el Ministerio del Interior que no había antecedente alguno acerca del arresto de Ossa Galdames y que lo informado por el ministro del Interior quedaba nulo por orden de ese mismo Ministerio.

El 11 de diciembre de 1975, el Instituto Médico Legal informa que al no ser reclamado por sus familiares había pasado a la fosa común del Cementerio General el cadáver de Jaime Ignacio Ossa Galdames. El certificado de defunción dice que el afectado falleció el día 25 de octubre en la vía pública a causa de un traumatismo abdominal vertebral. El Ministerio del Interior informó al Tribunal que Ossa Galdames murió en una acción suicida, al ser atropellado por un vehículo en marcha al cual se lanzó mientras era llevado por personal de DINA a una diligencia de investigación. Calafell (Barcelona).- Asesinados 15 hermanos de San Juan de Dios que atendían un hospital.

El Ministerio del Interior se negó a proporcionar a los Tribunales de justicia los nombres de los agentes de la DINA que lo conducían, aduciendo razones de seguridad. Como puede verse, entre 1973 y 1974 las detenciones aumentaron en un 43,4 por 100, en un 70,4 en 1975, en un 95,2 en 1976 y en un 112,1 por 100 en 1977 respecto de las practicadas en el año 1973.

Con posterioridad, las detenciones decrecieron, pero se mantuvieron por sobre un 50 por 100 más, anualmente, de las contabilizadas para 1973. Cifras tan elevadas ilustran la «normalidad» de la vida cotidiana de Chile y muestran a la vez la represión sistemática a que es sometida la población, ininterrumpidamente sujeta, por otra parte, a diversos regímenes de excepción. Tarancón (Cuenca).- Varios agustinos procedentes de Uclés son asesinados junto con 10 vecinos de Tarancón.

En 1948 se produjo otro caso, apareciendo la víctima, Juan Antonio Aguirre Ballesteros, un joven activista católico, muerto meses más tarde. En los últimos años las muertes producidas por la represión (en manifestaciones, supuestos enfrentamientos, abusos electricistas autorizados madrid de poder, etc.) fueron las siguientes: 1983, 96; 1984, 80; 1985, 66, y 1986, 58. Total, 300 muertes. Para 1985, la Comisión Chilena de Derechos Humanos contabilizó 168 casos de tortura y 255 para el año 1986, estimándose más menos en una vez y media las producidas realmente.

En el curso del presente año, hasta fines de octubre, se habían producido al menos 25 víctimas fatales, considerando los 12 asesinados los días 15 y 16 de junio en el curso de la llamada «Operación Albania» efectuada en Santiago por la CNI en presencia, según informó la prensa, de un fiscal militar. Es difícil calcular con precisión la magnitud del exilio producido por el golpe y el régimen militar consiguiente, a partir de 1973.

La convicción de la brutalidad de la tortura llevó el 11 de noviembre de 1983 a Sebastián Acevedo, trabajador de la construcción, a prenderse fuego ante la catedral de Concepción reclamando de la CNI la entrega de dos de sus hijos que llevaban hasta la fecha tres días desaparecidos. Día 19.- Madrid.- Varios muertos y heridos ante la iglesia del Rosario de los padres Dominicos de la calle Torrijos por ir a misa.

Este aumento de la intimidación contra la disidencia ha hecho que, según el diario, alrededor de 500 personas inicien mensualmente trámites para salir de Chile como refugiados políticos. A título de ejemplo, digamos que las agresiones a periodistas denunciadas en 1986 de acuerdo a la Comisión Chilena de Derechos Humanos, fueron: Secuestro y, asesinato, 1 ; amenazas de muerte, 19; heridos por la policía, 2; otras agresiones, 3; abusos de poder, 10; detenciones, 11; procesados, 12; exonerados, 47.

Según información manejada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, solamente en los dos primeros año del gobierno militar 20.000 chilenos tuvieron que exiliarse por motivos políticos (véase Informe correspondiente a 1985). Fuente de Cantos (Badajoz).- Los jefes del Frente Popular encierran en la iglesia a 56 personas (incluidas dos mujeres y dos niños). A las tres de la tarde los milicianos cierran las puertas dejando abiertas las ventanas frente al ayuntamiento, incendiando el templo con gasolina.

Valdepeñas (Ciudad Real).- Asesinado en el cementerio un grupo de presos locales, más otros traídos de Santa Cruz de Mudela y Torrenueva, todo ello por iniciativa del alcalde local, que formó un batallón de milicianos que llevaba su nombre. Madrid.- El general López Ochoa es sacado del hospital de Carabanchel donde está enfermo (no se había sublevado) y los milicianos republicanos le cortan la cabeza, que clavan en un palo, que pasean por las calles de Madrid. La madre Rita Dolores tenía 83 años y estaba prácticamente ciega y la madre Francisca estaba enferma.

Alcora (Castellón).- Asesinado el sacerdote coadjutor de Villavieja Miguel Beltrán Ferreres, cuando estaba muy enfermo desde hacía unos meses. Milicianos de Alcora lo sacaron de la cama y lo asesinaron junto al pantano de María Cristina.Había nacido en Chert en 1876. Fueron detenidas en la Calle Alcalá, 168 y llevadas a empujones escaleras abajo hasta un camión que las condujo a la muerte en Canillejas.